Breaking News

Un Barça de dos caras tumba al líder

El mejor Barcelona se dejó ver en una buena primera parte que le sirvió para derrotar al líder de LaLiga, una Real que dejó claro que sabe a lo que juega y vendió muy cara su derrota.


Los de Imanol fueron mejores en la segunda parte, pero no concretaron su dominio gracias a un paradón de Ter Stegen a Isak a falta de cinco minutos. Los de Koeman acabaron pidiendo la hora pero suman su segunda victoria consecutiva y se acercan más a los puestos de cabeza.

Los precedentes -sólo un empate en las últimas 28 visitas- no presagiaban nada bueno para la Real. Imanol ha formado una plantilla joven con mucho hambre de fútbol en la que ilustres veteranos como Monreal o Silva dan clases particulares para que los 'niños' realistas lleguen bien preparados a la 'selectividad' de LaLiga. Ya son muchas las jornadas en las que los realistas han mantenido el liderato y en San Sebastián empiezan a creer que esta temporada puede ser histórica pese a la derrota en el Camp Nou. Están Inmersos en cinco competiciones y tienen papeletas para el buscar el premio de los títulos en alguna de ellas.

Koeman sorprendió dejando fuera a Lenglet y fueron Araujo y Mingueza los que ocuparon el centro de la defensa y Pedri dejó en el banquillo a un Coutinho ausente en los últimos partidos. Imanol sacó su mejor once posible teniendo en cuenta las importantes bajas por lesión de Oyarzabal y Silva. Desde el pitido inicial la primera batalla fue hacerse con la posesión por lo que marcaron un ritmo muy intenso. Son dos equipos a los que les gusta tocar y plantearon presiones altas intentando que ningún de los dos tocara con comodidad. La intensidad del partido provocó que todos los jugadores se mostraran enchufadísimos, cualquier relajación quedaba retratada al instante.

No estaba habiendo ocasiones de gol a punto de cumplirse la media hora, pero el guión del partido decía lo contrario. Y así fue. Pese a que el dominio era más azulgrana, la Real no perdonó en la primera que tuvo y Willian remató desde cerca un pase de Portu tras un córner.

Pero el Barça no permitió que los realistas tuvieran tiempo de celebrar el tanto porque empataron a los dos minutos. Jugada de Messi arrastrando a varios defensas, centro al segundo palo hacia Griezmann, que pasa a Pedri para que este se la ponga a Jordi Alba para que el lateral enganchara un derechazo que rozó la escuadra.

Vuelta a empezar, no había tregua en el Camp Nou. Y así fue hasta el descanso. Tras un primer disparo de Januzaj que paró Ter Stegen el Barcelona tuvo dos opciones clarísimas para el 2-1. Primero Griezmann remató al larguero tras driblar a Remiro y después Braithwaite se empachó de balón y remató a las nubes cuando estaba solo ante el meta realista. La tercera sí fue la vencida para los de Koeman y De Jong -tras revisión del VAR- marcó desde cerca tras un pase de Jordi Alba cuando se estaba a punto de llegar al merecido descanso para ambos equipos.

En la segunda mitad salió mejor la Real, pero cuando mejor estaba llegó la lesión muscular de Januzaj, que le restó poder ofensivo. Y fue Griezmann quien volvió a tener dos ocasiones claras para sentenciar en apenas un minuto. En la primera falló un gol cantado a pase de Alba que acabó en la manos de Remiro y en la segunda el meta vasco despejó a córner el remate cercano del francés. Imanol hizo debutar a otro prometedor joven -que tiene pasado azulgrana- como Robert Navarro dando el relevo a Guevara. Zubieta no descansa.

Koeman dio entrada a Aleñá y Trincao para oxigenar el centro del campo viendo que el dominio era más de los realistas, pero sin llegar a crear verdadero peligro para Ter Stegen. Las mejores ocasiones fueron de Isak. En la primera se fue de Mingueza, pero Pedri evitó el remate del sueco en una acción en la que se jugó la pierna tras un fuerte choque contra el poste. Koeman cambió al canario por precaución y salió Pjanic. Y a falta de cinco minutos llegó la más clara del sueco en un remate desde cerca que salvó Ter Stegen con el pie. La Real siguió insistiendo, pero no tuvo premio y suma se segunda derrota de la temporada. El Barça, mucho mejor en la primera parte, empieza a sentirse más cómodo sobre el campo y eso se nota. Si recupera su regularidad volverá a ser aspirante a todo.