Breaking News

Lenglet encarna lo que es este Barça: en cuanto se relaja, es un equipo del montón

El Barça se presentó en el Ramón de Carranza con la inercia positiva y la confianza por las nubes, pero se encontró con un Cádiz que le dio un baño de ralidad. Dos fallos groseros en defensa le costaron el partido y llegar a fin de año enganchado a LaLiga.


El partido de los centrales del Barcelona en Cádiz es para mandarlos a la nevera, si Ronald Koeman tuviera con quién sustituirles. El error de Mingueza en el primer gol de los amarillos queda en anécdota cuando se ve la pifia que comete Lenglet en el segundo. Un fallo de evidente falta de concentración, inadmisible con lo que hay en juego.

La titularidad de Philippe Coutinho hoy no tiene demasiada explicación. El brasileño ralentiza el juego y se equivoca en las decisiones. No dispara desde la frontal, que en teoría es uno de sus fuertes, y se mueve por el campo como alma en pena. Se habla mucho de lo que cobran otros, pero al Barça lo que le sale realmente caro es tener un tipo como el carioca, que apenas aporta.

Cuesta ver a Leo Messi con tan poca incidencia en el juego. El argentino estuvo voluntarioso en el Carranza, pero con poco peligro. La más clara, probablemente, fue la falta que lanzó desde la frontal. Se equivoca demasiado para todo lo que le buscan sus compañeros.

 

Álvaro Negredo encarna lo que debe ser un delantero. No sólo por calidad y definición, sino que tiene el arrojo y la fe para ir a pelear balones que la mayoría de delanteros da por perdido. Del saque de Alba, la pájara de Lenglet y la artistura de Ter Stegen, mejor ni hablar.

Haría bien Ronald Koeman en no olvidarse que tiene en su plantilla a Pedri. El canario es uno de los futbolistas en mejor forma de su plantilla y de los pocos de cambiarle la cara al equipo con su entrada en el campo. Hoy se dio cuenta al descanso. No se le pueden regalar así 45 minutos al rival.