Breaking News

Rafa Nadal remonta a Feli López en París para convertirse en milenario

Feliciano López, el mismo tenista con el que coincidió en 2004 en su despegue como profesional en la primera ronda del Grupo Mundial de la Copa Davis ante la República Checa en Brno, ha sido hoy un testigo peleón de la victoria 1.000 de Rafael Nadal. El destino quiso que un compatriota fuera el adversario en una fecha tan señalada. Y en el banquillo del toledano estaba Marc López, el mejor amigo del campeón de 20 grandes.


El balear, vencedor por 4-6, 7-6(5) y 6-4, se une a un selecto club en la Era Open donde sólo había tres jugadores: Jimmy Connors (1.274), Roger Federer (1.242) e Ivan Lendl (1.068). Feli, un fiel compañero de viaje con el que ha ganado hasta cinco Ensaladeras, le había derrotado en cuatro de sus 13 enfrentamientos, incluidos los dos últimos: Shangái (2014) y Cincinnati (2015).

Pero este miércoles 4 de noviembre estaba señalado como el día de Nadal y nada deslució su jornada, tampoco el hecho de jugarse sin público en el majestuoso pabellón multiusos de Bercy por el reciente toque de queda decretado en Francia.

Como siempre que salta a una cancha, Rafa vio a un rival en el otro lado de la red en un momento histórico para él. Federer, el único tenista en activo junto a él en el club de los 1.000 partidos ganados, llegó a esa cifra con 33 años. El español tiene uno más pero su físico se mantiene alejado de las lesiones que le han perseguido a lo largo de su trayectoria.

Feli se ganó el derecho de estar en la segunda ronda tras derrotar a Filip Krajinovic. Entró en el cuadro principal tras un carrusel de ausencias porque su actual ranking (64) parecía destinarle a la fase previa. El árbitro era el mediático Mohamed Lahyani, capaz de bajar a darle ánimos a Nick Kyrgios en la silla de cambios.

Nadal empezó fuera de ritmo. Cedió el primer juego con una doble falta. Se mostraba más errático de lo habitual desde el fondo de la pista. En un visto y no visto, el marcador era de 2-0 para el zurdo toledano. Nueve de los primeros 12 puntos habían caído de su lado. No era fácil para el rey de la tierra la adaptación, tanto de movimientos como de golpes, a una superficie totalmente distinta en un espacio tan corto de tiempo. El pasado 11 de octubre reinaba en la arcilla de Roland Garros.

López salvó una bola de rotura en el cuarto juego que le mantenía por delante. Rafa subía a la red con poco acierto y sin leer bien la jugada. Gran parte de los tenistas españoles presentes en Bercy miraban desde la barrera. En la grada tomaba nota Alejandro Davidovich, en octavos del cuadro individual, y Fernando Vicente, el técnico de Benicarló que tutela a Andrey Rublev.

Feli se llevó la manga inicial, lo que nadie había hecho en el reciente Abierto galo, demostrando que no era un un invitado de piedra. A sus 39 años, le queda tenis, sobre todo en pista dura a cubierto. Su preparador físico Vicente Calvo le ha dado una vida más.

El principal favorito del certamen se fue rápidamente a los vestuarios para empezar de cero. Sumó el primer juego del segundo set y respiró con su primera renta en el tanteo. En el cuarto asalto, su adversario le abriría las puertas para reaccionar con dos dobles faltas. El balear, algo que casi nunca pasa, fallaba en todas sus oportunidades. Se quejaba de su de derecha. El lenguaje corporal recordaba al del partido de cuartos de Roma con Diego Schwartzman. El desenlace se marchó a la muerte súbita donde los sacadores como Feli suelen tener ventaja.

Rafa es mucho Rafa y sacó magia de la chistera para igualar el resultado. No hubo tanta igualdad en el tercer set porque empezó con el 'break' que se le había resistido tanto. Fue a la séptima tentativa.

Espera el australiano Thompson

Nadal no podrá salir a celebrarlo porque debe permanecer en el Pullman París Bercy, el hotel de la burbuja creada por la Federación Francesa de Tenis. Mañana buscará los cuartos contra Jordan Thompson, verdugo de Borna Coric por 2-6, 6-4 y 6-2.

París se ha convertido en la ciudad del número dos mundial, donde hace apenas 24 días levantó su decimotercer título de los Internacionales de Francia para igualar los 20 grandes de Federer.