Breaking News

Por Inoue no pasa el tiempo

Naoya Inoue regresó tras casi un año sin boxear y lo hizo noqueando a Jason Moloney en el séptimo round. Retuvo los Mundiales WBA e IBF del gallo.


Naoya Inoue hace que lo difícil parezca fácil. Este sábado, en Las Vegas, volvió a repetir esa hazaña. Ganó con claridad a Jason Moloney para retener los Mundiales WBA e IBF del gallo. Boxeó sin pisar nunca el acelerador, controlando, echando minutos sobre el ring ya que no se metía entre las dieciséis cuerdas desde que ganó las World Boxing Super Series en noviembre de 2019. Puso fin a la pelea en el séptimo round y lo hizo con una derecha a la contra que fulminó al australiano. Ahora es momento de mirar a la unificación, ante Casimero, que la pandemia echó por tierra.

Desde le primer momento, Inoue boxeó tranquilo. Tenía el centro del ring y caminaba. Así iba cerrando huecos y sacando golpes. Los impactaba y eso que Moloney dio la cara. Tenía buenas acciones con el jab y la sensación es que había cierta igualdad, aunque el ritmo del japonés nunca fue muy elevado. Poco a poco, Inoue iba madurando la pelea. La intención era clara: encontrar el hueco. Sí que es cierto que quiso contragolpear demasiado y se llevó golpes de más, pero nunca dio la sensación de perder el control de la situación.

En el quinto asalto, Inoue subió un poco el ritmo. Sus amagos y su facilidad para ser preciso hacen que sea una delicia verle sobre el ring. Asi siguió acumulando castigo contra Moloney, al que en el sexto capítulo sorprendió con un crochet. Se rehizo el australiano, al que la campana le dio más vida. En el séptimo round, Inoue salió igual. Sin prisa. Poco a poco fue acercándose y cuando Moloney se confió y sacó su jab, el japonés le contestó con un derecha letal. Demostración de superioridad y pegada. Una muesca más para el revólver del 'Monstruo' y van 17 en 20 peleas.