Breaking News

Los técnicos del Valencia, 'portavoces' sin red con Meriton

Desde que Meriton decidió romper con todo hace 15 meses el único que se expone a la actualidad del club es el entrenador. Marcelino en su parte final era el único que salía y hablaba. Alemany había perdido fuerza, no comparecía ni ningún otro miembro del club tampoco. Era el técnico el que daba la cara y a base de arreones públicos fue sentenciado.


Después llegó Albert Celades. Si ya le venía justito sus comparecencia públicas porque no era de dar muchas explicaciones - se le veía incómodo- la situación se fue agrandando. Ruedas de prensa de más de media hora en la que como único portavoz del club daba rendidas cuentas de todo lo que envolvía al equipo... y al club sin tener en muchas ocasiones la opinión formada por desconocer intenciones de la entidad. Lo mismo le sucedió a Voro, como técnico interino en el tramo final de la temporada pasada. Se las tuvo que ver de todos los colores y la única forma de achicar esos 'marrones' era como podía...

Con la llegada de Javi Gracia ha seguido todo igual. Después de estar 45 días en silencio tras su presentación -un 27 de julio- empezó la liga y sus apariciones públicas -la primera el 11 de septiembre-. Cada comparecencia llegaba casi a los 45 minutos. Largas y evidentemente cargadas de tensión a medida que avanzaban porque al tratarse del único portavoz de la entidad que aparecía se le cuestionaba sobre todo. Absolutamente todo. Y cada aparición del preparador navarro ha seguido por los mismos derroteros.

A esto ha llegado el club, que el único portavoz de la entidad, el único que se expone públicamente y tiene que dar explicaciones incluso de lo que no sabe es el técnico dos veces por semana. Pero tras lo sucedido con el caso Kondogbia puede que haya sido la gota que ha colmado el vaso y es el propio entrenador el que, con razón, señala a la propiedad que es la que debe dar explicaciones.

Porque como se trata de la única figura que da la cara habitualmente es a la que se le piden cuentas... y en el Valencia se dan pocas o ninguna cuenta desde las altas instancias. Se ejecuta y no se da la cara. Por ello el que más ha perdido en imagen es la figura del entrenador en los últimos tiempos. La forma de actuar de Meriton es ésta públicamente. Que la figura del entrenador se desgaste.