Breaking News

Lamar Odom, cinco años después de burlar a la muerte por una sobredosis, vuelve a hacer saltar las alarmas

En octubre de 2015 Lamar Odom era encontrado inconsciente en un burdel de Las Vegas tras una sobredosis de cocaína. Tras varios días en coma en los que sufrió 12 derrames cerebrales y seis ataques cardíacos, el ex jugador de la NBA burló a la muerte y se convirtió "en un milagro andante" en sus propias palabras.


Era el primer cuarto de su partido más difícil. Le quedaba lo más duro. Enfrentarse a sus fantasmas y sus miedos y afrontar una desintoxicación que le permitiera volver a llevar una vida normal junto a sus hijos y a su prometida. Una vida tranquila en la que incluso el baloncesto volvía a tener un espacio, al intentar volver en varias ocasiones.

Adicto confeso a las drogas ("He gastado más de 100 millones de dólares en ellas", admitió) y a las mujeres ("Soy un adicto al sexo, he estado con más de 2.000 mujeres"), el dos veces campeón de la NBA parecía haber encontrado la luz al final del túnel. Sin embargo, en las últimas horas se han vuelto a encender las luces de alarma a su alrededor.

Todo tras un mensaje de su ya ex pareja Sabrina Parr, que anunció su ruptura con el ex jugador a través de redes sociales con un mensaje preocupante: "Esta ha sido una decisión difícil para mí, pero es lo mejor para mí y para mis hijos. Lamar tiene algunas cosas en las que solo él tiene que trabajar. Les pido que recen".

Es el último grito de auxilio en torno a un jugador maldito desde que en 2011 los Lakers decidieran traspasarle a los Dallas Mavericks. Ese fue el principio del fin para él, como ha confesado en más de una ocasión. Su tormentosa relación con Khloe Kardashian, sus adicciones y su personalidad le hicieron caer en una espiral que casi le cuesta la vida y de la que parece no haber salido todavía.