Breaking News

La Vuelta puede rematar la temporada más emocionante de la historia de las grandes

El 19 de julio de 1903, Maurice Garin se convertía en el primer ganador del Tour de Francia, la más antigua de las tres grandes vueltas. Tras seis extenuantes etapas, algunas de casi 500 kilómetros de recorrido, el ciclista galo superaba a su compatriota Lucien Pothier por dos horas, 59 minutos y 21 segundos, un margen que hoy en día resulta grotesco. Mucho más atrás, a casi cuatro horas y media, quedaba el tercer clasificado, Fernand Augereau.


Más de un siglo después se puede producir un hecho insólito en el ciclismo mundial y es que las tres principales rondas, Tour, Giro y Vuelta, se decanten por menos de un minuto el mismo año. No hay precedentes y lo más parecido ocurrió en 1964, 1989 y 2017.

Hace 56 años, Jacques Anquetil se convertía en el primer corredor en ganar cinco veces la Grande Boucle al superar por 55 segundos al 'eterno segundón' Raymond Poulidor. Era, por cierto, la primera vez que la mítica prueba acababa con un margen inferior al minuto entre los dos primeros clasificados.

Dos meses antes, Poulidor había ganado La Vuelta con 33 segundos de ventaja sobre Luis Otaño y entre medias, el Giro fue a parar a manos de Anquetil, que superó por un minuto y 22 segundos a Italo Zilioli.

Ya en 1989, se repitió el mismo escenario. La Vuelta fue para Perico Delgado, merced a un estrecho margen de 35 segundos sobre el colombiano Fabio Parra, mientras que el Tour vivió uno de los finales más increíbles que se recuerdan, con Greg LeMond arrebatando el triunfo final al irascible Laurent Fignon por apenas 8 segundos tras una histórica crono de 24,5 kilómetros que destrozó todos los pronósticos.

Fignon venía de ganar la Corsa Rosa con 1:15 de ventaja sobre Flavio Giupponi y soñaba con un doblete que acabó en pesadilla.

Mucho más reciente, en 2017, Chris Froome ganó su cuarto Tour aventajando en 54 segundos al colombiano Rigoberto Urán y Tom Dumoulin se coronó en Milán, habitual meta final del Giro, con apenas 31 segundos de ventaja sobre otro 'escarabajo', Nairo Quintana.

Ya en La Vuelta, que desde 1995 cierra el calendario de las tres grandes, Froome repetiría victoria con dos minutos y 15 segundos sobre Vincenzo Nibali.

Ya en este 2020, tanto Tour como Giro vivieron finales apoteósicos con dos cronos decisivas que depararon los triunfos de Tadej Pogacar y Tao Geoghegan Hart por 59 y 39 segundos, respectivamente.

Cuatro corredores en 35 segundos

Y ahora queda que La Vuelta complete esta especie de tormenta perfecta de la emoción con dos súper clases como Primoz Roglic y Richard Carapaz y dos 'outsiders' como Hugh Carthy y Daniel Martin, separados apenas por 35 segundos, peleando a brazo partido por la victoria.

El primer asalto de los seis que quedan será la contrarreloj de hoy, de 33,7 kilómetros, en la que Roglic parte con clara ventaja a tenor de los resultados previos, pues el esloveno siempre superó a sus rivales en la lucha contra el cronómetro cuando coincidieron en el Giro de 2019 o el Tour de 2020.

Valga como ejemplo la segunda crono de la Corsa Rosa del pasado año, de 34,8 kilómetros, en la que Roglic se impuso metiéndole 1:55 al ecuatoriano cuando ambos se jugaban los cuartos.

A Carapaz y los sorprendentes Carthy y Martin les quedarán varias etapas de media montaña y la penúltima, con final en el Alto de La Covatilla, para limar el previsible tiempo que pierdan hoy. Sin duda, un escenario perfecto para un final de infarto que podría redondear la temporada más emocionante de la historia en las grandes vueltas.