Breaking News

Jon Rahm piensa en verde

El vizcaíno de Barrika (26 años) asalta la chaqueta más famosa del mundo, y la posibilidad de ser número 1, con rivales muy duros como DeChambeau y Johnson.


"Hay que unir cuatro días buenos y eliminar ese mal día que he tenido en los dos últimos años”, asegura en la previa Jon Rahm que tiene elegido auto-regalo para los 26 años que acaba de cumplir. El vasco nacido en Barrika aterriza en la 84ª edición del Masters de Augusta en el mejor momento de su carrera, tercero en las apuestas y con el número 1 a tiro, que logrará si se enfunda la chaqueta verde el domingo. El primer ‘major’ de su palmarés está tocando a la puerta y qué mejor sitio que el prestigioso y maravilloso campo de Georgia para alzarse con ese éxito y demostrar que su talento no tiene fin. Sin embargo, el objetivo de Rahm tiene por delante múltiples desafíos y dificultades que superar pese a que el Augusta National es una consecución de hoyos que se adaptan a la perfección al juego del español salvo, quizás, el 13 y el 14.

El Masters 2020 será diferente en muchos sentidos. Empezando porque se disputa en noviembre en lugar de abril con la consiguiente diferente velocidad que se espera en calles y greenes y por la ausencia de los patronos (aficionados del Masters). Además hay cambios deportivos y de reglamentación que seguro afectarán a los golfistas. Desde el menor número de horas de luz que obligará a enormes madrugones para salir a jugar en horas intempestivas, la obligación de desdoblar el tee de salida durante los dos primeros recorridos haciendo que muchos deban enfrentarse casi directamente al Amen Corner o el límite del puesto 50 (añadiendo a los que vayan empatados en este puesto) que dará el billete sin ningún repescado más para pasar el corte y luchar por el triunfo. De hecho, Rahm probará ya desde hoy alguna de ellas ya que saldrá desde el tee del 10 en el partido que compartirá jugará con DeChambeau y Oosthuizen y que se iniciará a las 7:33 (13:33, hora peninsular).

Rahm lidera la terna española, junto a Chema Olazábal y Rafa Cabrera Bello, tras la baja de última hora de Sergio García, ganador en 2017, después de dar positivo en COVID-19. García es el segundo jugador que se pierde el Masters por la pandemia, tras el chileno Niemann, y confirma que en cualquier momento el virus puede ser juez y parte en la batalla por ser el Maestro entre una extensa nómina de aspirantes que incluyen nombres míticos, una generación asentada de grandísimos jugadores y jóvenes que vienen con mucha hambre.

Favoritos. Entre los 93 jugadores hay al menos 10 que deben considerarse firmes candidatos aunque hay tres que destacan por encima de todos en las casas de apuestas: Bryson DeChambeau y Dustin Johnson se pagan 9 a 1 y Jon Rahm 11 a 1. DeChambeau arrasó en el US Open y llega con la alucinante distancia alcanzada con el driver de 403,1 yardas (368,5 metros) que le permiti atacar determinados hoyos con una estrategia diferente. Por su parte, Johnson salvó en Houston el número 1 y es el gran favorito para los expertos. Rahm completaría esa terna tras un fructífero año en el que ha asentado su juego y es tiene un putt muy firme que le coloca como uno de los jugadores más regulares y seguros del circuito.

Pero hay más. Empezando por el defensor del título, Tiger Woods que el pasado año rugió de nuevo para ponerse la chaqueta verde por quinta vez y quedarse a una del mito Nicklaus. Rory McIlroy quiere volver por sus fueros y completar por fin el Grand Slam y otro nombre que se ha marcado el Masters como punto de inflexión es Brooks Koepka. El exnúmero 1 que dominó el golf con brazo de hierro desea olvidar las lesiones. Justin Thomas, Patrick Reed, Xander Schauffele o la nueva hornada liderada por Collin Morikawa también debe ser tenida muy en cuenta. El mundo se detiene, llega Augusta.