Breaking News

El racismo es el mayor obstáculo para que los Raptors jueguen en Kansas City

Parece claro que los Raptors no jugarán en Toronto la próxima temporada. La pandemia de coronavirus aconseja acortar viajes y no hacerlos entre países. Así que el equipo canadiense está buscando recolocarse en una ciudad estadounidense ante esas restricciones. Y en esa lista en la que están Louisville o New Jersey había ganado fuerza en los últimos días Kansas City.


Sin embargo la ciudad de Missouri tiene un obstáculo que se llama racismo. Al menos eso piensan algunos grupos de derechos civiles de K.C. que se han puesto en contacto con el Comisionado de la NBA Adam Silver.

Según informa Yahoo Sports, varios grupos de derechos civiles, entre los que se encuentran Urban League of Greater Kansas City, Southern Christian Leadership Conference of Greater Kansas City y Kansas City, Missouri chapter of the NAACP, escribieron una carta a Silver y a la Liga detallando sus preocupaciones ante la posibilidad del desembarco de la NBA en su ciudad.

"Lo primero es reconocer que el hecho de que la NBA elija a Kansas City como sede de los Toronto Raptors sería todo un honor para la ciudad y un motivo de entusiasmo para os fans de la Liga que tenemos aquí", comenzaba la misiva. Y continuaba: "Pero tienen que comprender que hay problemas que superan los intereses económicos y de ocio. La protección de las vidas de los ciudadanos negros siguen siendo nuestra preocupación más urgente... Aunque Kansas City es una ciudad entregada al deporte, también es una ciudad en la que las fuerzas del orden han demostrado una hostilidad extrema y una fuerza excesiva hacia los negros".

Este mensaje que pone sobre aviso a la NBA y que puede alterar sus planes, ha provocado un debate en las altas esferas de la ciudad. De hecho, tanto el departamento de policía como el propio alcalde de K.C., Quinton Lucas, se han movido rápido para expresar su apoyo a que la Liga se establezca esta temporada en la ciudad:

"Felicito a nuestras organizaciones de derechos civiles por recordar a nuestra ciudad y a todos los que están más allá, que la preservación de las vidas de los negros debe ser una preocupación urgente para nuestra comunidad y nuestros socios", decía el alcalde Lucas en un comunicado. "Desafortunadamente, como ocurre en Toronto, Chicago, Philadelphia y la mayoría de las ciudades de la NBA, tenemos mucho trabajo por hacer para asegurar que todos nuestros vecinos negros se sientan seguros en todas las interacciones con las fuerzas del orden. Independientemente de nuestro futuro con la NBA, seguimos comprometidos con ese trabajo esencial ".

 

La NBA tendrá que decidir pronto sobre la sede en la jugarán los Raptors. El KFC Yum de Louisville aparecía como gran favorito, pero el T-Mobile Center de Kansas City ofrece todas las garantías que la NBA requiere de un pabellón. Sólo el problema del racismo podría ser un obstáculo en la decisión final.