Breaking News

El 'profesor' Koeman no pasa una

Una vez superados los 100 días al frente del Barcelona, Ronald Koeman ya va dejando claro el tipo de entrenador que es. Su carácter ya era de sobra conocido por los aficionados de LaLiga. Lo tenía cuando era futbolista y después en el Valencia, ya como técnico, demostró que no se había ablandado con los años.

Desde que gestiona el vestuario azulgrana, el neerlandés ha dejado algunos detalles curiosos, que vienen a retratar cómo es su relación con los futbolistas. Koeman es un entrenador de los de toda la vida. De aquellos que están ahí para mejorar a sus jugadores y no tienen problemas en corregirles los errores. Eso, que parece tan lógico, no ha sido así en los últimos tiempos. En un vestuario plagado de estrellas, Tintín no tiene complejo alguno para dirigirse a los futbolistas y decirles lo que tienen que mejorar o qué no le ha gustado. Se le podrán criticar muchas cosas, pero nunca se podrá decir que no vaya de frente.

Así, incluso en partidos en los que el Barça ha dominado, Koeman se ha desmarcado del elogio generalizado para apuntar cosas que se deben mejorar. El último episodio ha sido este domingo, tras la victoria contra Osasuna. Cuando todo el mundo se frotaba las manos con el rendimiento de Óscar Mingueza, Ronald sorprendía en sala de prensa al explicar la charla que había tenido con el canterano al acabar el encuentro. "Lo que le he dicho a él era algún detalle que no puede ser. Un par de fallos que no puede tener un central del Barcelona. Pérdidas de balón, malos controles, que generan ocasiones de los rivales". Al más puro estilo Cruyff, Koeman no se anda con chiquitas.

Pero, ojo, que el entrenador azulgrana no hace esto sólo con los chavales. En estos meses ya le hemos visto proceder así con pesos pesados. Ni Messi se libra. Por ejemplo, el día que el Barça ganó a la Juventus en su campo y Tintín se dirigió a Leo en la banda. Todo el mundo pensaba que fue para felicitarle, pero el técnico luego reveló lo que le había dicho a La Pulga.

Otro futbolista importante que no se ha librado de los apuntes del 'profesor' Koeman es Antoine Griezmann. Por ejemplo, cuando le ha criticado su falta de acierto en los últimos metros. Días como el del Sevilla, en el que no le perdonó que fallara dos mano a mano claros.

Lo mismo le pasa con Frenkie de Jong, al que ya viene tratando de orientar desde su época como seleccionador neerlandés. En más de una ocasión ha comentado en sala de prensa que "pierde demasiados balones".

Por otro lado, Ousmane Dembélé ha tenido que ir ganándose el sitio con el técnico culé. Poco a poco, el francés ha ido entrando en el equipo, pero Koeman se lo puso complicado de inicio. De primeras le avisó que estaba por detrás de Ansu Fati y que tendría que mejorar mucho en defensa.

Lejos de molestarse por sus comentarios, de momento parece que Koeman ha entrado bien en el vestuario. Los jugadores parecen entenderse con el neerlandés y agradecen su franqueza. Ahora sólo falta que la pelotita siga entrando.