Breaking News

Vuelve la Champions con un enemigo común: el Bayern

El conjunto bávaro es el gran candidato para repetir el título que logró en agosto en Lisboa. Madrid y Barça no están ni entre los tres favoritos.


Abran paso que llega Su Majestad, la Champions. El fútbol europeo se pone hoy de nuevo sus mejores galas para que en ocho de sus estadios suene por primera vez esta temporada el himno de la Liga de Campeones, la competición a nivel de clubes más codiciada del mundo. El miércoles sonará en otros ocho estadios y en algunos de ellos habrá hasta público. Será una Champions distinta, no cabe duda, en la que se hará raro no ver el ambiente de las grandes noches en Anfield, Old Trafford, el Camp Nou, el Pizjuán o el Bernabéu, pero sí estará el balón, que es el verdadero protagonista. Una fiesta no es mejor porque la casa tenga piscina, sino porque los invitados lo pasan bien. Y en esta Champions la diversión está asegurada.


Para empezar, porque hay un villano a batir digno de una película de James Bond, el Bayern Múnich. Ante un reto como de destronar al gigante alemán, sólo se puede esperar que los aspirantes den el 1.000% para intentar tumbar a un equipo que el curso pasado ganó su sexta Orejona como una superioridad casi insultante. Al Barcelona todavía le quedan secuelas de la paliza que le dieron Lewandowski y el resto de su banda de matones (Müller, Coman, Kimmichi, Davies...).

Y cuesta creerlo, pero la realidad, al menos así lo ven los apostantes, es que los equipos españoles no están entre los favoritos para arrebatarle la corona al conjunto bávaro. Es la primera vez en el siglo XXI que ni Real Madrid ni Barcelona aparecen entre los tres principales candidatos para levantar la Champions, que este año concluirá con la final el 29 de mayo en Estambul. Ese lugar en el que nos habíamos acostumbrado a ver a blancos y azulgranas lo ocupan ahora, además del Bayern, claro favorito, el Manchester City de Guardiola, el Liverpool de Klopp y el PSG de Neymar y Mbappé. Citizens y parisinos cargarán, un año más, con la losa de sus continuas decepciones en Europa durante la última década, en la que ninguno de los dos pudo coronar sus maquiavélicos proyectos con una Copa de Europa que ensombrezca a sus grandes estrellas y a sus petrodólares.

Por su parte, el Liverpool, que por fin se quitó la espinita de la Premier tras 30 años, no parece haber bajado el listón en este nuevo curso y su fiabilidad es incuestionable, aunque las bajas de Van Dijk y Thiago le hagan parecer un poco más débil que hace unas semanas.

Atlético, Sevilla, un Chelsea completamente renovado y un Dortmund con dos de los jóvenes más talentosos del mundo (Sancho y Haaland) aspiran a ser las grandes sorpresas en una Champions con cuatro novatos: Krasnodar, Basaksehir, Rennes y Midtjylland. Que comience la fiesta.