Breaking News

El abogado del burofax de Messi vuelve a la carga con la rebaja salarial de la plantilla

El FC Barcelona vuelve a enfrentarse al abogado Jorge Pecourt, después de un agitado verano donde el ya exsocio del despacho Cuatrecasas trazó la estrategia para intentar sacar a Messi del club con el famoso burofax. Esta vez, por un motivo distinto pero que también podría traer graves consecuencias y poner a la plantilla más en contra, si cabe, de la directiva de Bartomeu.


Pecourt, a través de la agencia Tactic Group, está velando por los intereses de los jugadores ante la rebaja salarial que la directiva quiere llevar a cabo para sanear las cuentas ante un año de crisis. Pese a la buena predisposición por parte de la plantilla, "no están de acuerdo con las formas”, según explican desde 2Playbook, destapando la vuelta del abogado y citando a fuentes cercanas al club.

Esta defensa comenzó como parece gustarle a Pecourt, con un burofax, para informar al club de que rechazan la reducción salarial que comenzó el director general, Óscar Grau, con la firma de todos los jugadores del primer y segundo equipo salvo tres excepciones. Ter Stegen y De Jong, que acaban de renovar su contrato, y Sergiño Dest, el último en llegar a la disciplina.

El plan de la directiva para reducir 165 millones de euros (antes del 5 de noviembre) pasa por el aplazamiento en los pagos de un porcentaje del salario, más que por una rebaja estructural, para que, cuando los ingresos vuelvan a la normalidad, los jugadores recuperen el dinero pendiente. 

"Los jugadores, pese a no alcanzar ni el 10% del total de empleados, suponen un 70% de los gastos"

El motivo principal de disputa es la forma en la que el club quiere abrir estas negociaciones, con un marco común para todos los empleados del club, algo que "sería válido en cualquier otra empresa, pero que no tiene en cuenta la condición especial de los futbolistas", señalan los abogados.

Tanto el vestuario como el resto de trabajadores coinciden en que se debería tratar por un lado el caso de los futbolistas y por el otro el del resto de los empleados. Esta mesa de negociación, convocada para este miércoles, debería trazar los pasos a seguir en tema de plazos y de formas para llevar a cabo la rebaja necesaria.

Eso sí, de los trece miembros presentes en la reunión, solo uno sería en representación de los jugadores, algo que estos consideran inadecuado e irreal, y que han calificado de sinsentido, ya que, pese a no alcanzar ni el 10% del total de empleados, sí suponen un 70% de los gastos.

Por si era poco, otro problema que preocupa a la plantilla pasa por el tiempo que se necesite para adecuar los salarios. Hay varios jugadores cuyos contratos terminan en una o dos temporadas, "obligándoles" a estirar su presencia en el Barça más allá de sus contratos. De este problema se ha podido librar Piqué con su reciente renovación, ya que su contrato terminaba en 2022, pero Messi, que se marcharía en 2021, todavía tiene que solucionar esta polémica.